Barcos de esclavos del siglo XXI - VII Parte

Panamá logra situarse en la Categoría A del Consejo de la Organización Marítima Internacional.

La Organización Marítima Internacional se encuentra reunida en su vigésimo segunda Asamblea General. En cada bienal se forman dos comisiones para tratar y discutir los asuntos pertinentes. Este año, el Capitán Orlando Allard, Embajador de Panamá ante la OMI fue elegido por aclamación para presidir y conducir la "Comisión de Asuntos Administrativos, Financieros y Jurídicos", mientras que la "Comisión de Asuntos Técnicos", fue presidida por el representante de los Estados Unidos, el Capitán Joe Angelo.

La Asamblea de este año fue sumamente importante, el viernes 23 de noviembre de 2001 tuvieron lugar elecciones decisivas para todos, y especialmente para Panamá, ya que se iba a votar por una serie de reformas a la constitución del Consejo de la OMI.

Panamá la cenicienta del cuento de hadas.

Efectivamente, el viernes 23 fue un día de expectativa para la industria, ya que con las nuevas reformas, se ha logrado un gran triunfo, se ha logrado integrar y se ha conseguido una representación mundial como nunca, ya que a partir del 7 de noviembre del 2002 el Consejo de la OMI tendrá una representación de países latinos, africanos europeos y asiáticos jamás antes vista. Es la primera vez que se elige por aclamación, ya que se quería mantener el espíritu de la OMI que los acuerdos se logren por consenso sin necesidad de votación.

Panamá, quien había pertenecido en el pasado a la Categoría C, logró gracias a las nuevas reformas adherirse a la Categoría A. Pero este lugar se logró gracias a las estrategias que se supieron barajar y la forma de poder presentar una imagen de país marítimo. Panamá tenia dos "Ases" en la manga, el principal fue el Canal de Panamá, haciendo énfasis en ser la vía interoceánica que ayuda de una forma a la globalización con el paso de 15mil barcos anuales, los servicios que ofrece al comercio marítimo, y el índice de accidentes casi nulo, fue una forma de demostrar a países como Noruega que nos reprochaban que Panamá no debía estar en la Categoría A, sólo por tener el mayor número de naves abanderadas. Y como segundo "As" pudimos dejar patente nuestros puertos, ya que Panamá es el país con mayor actividad portuaria de toda Latino América.

Muchos lectores se preguntarán ¿Porqué me refiero a Panamá como la "Cenicienta" del cuento de hadas? A lo cual paso a explicar:

Hay un refrán muy conocido que dice que mientras más resaltemos más expuestos estaremos a la atención y por lo tanto debemos cuidar nuestra actuación.

Panamá estará al lado de países que continuamente han demostrado su compromiso con el sector marítimo, hacen todo lo que debe hacerse y lo han demostrado, países que en su estrategia marítima demuestran un compromiso total con todos los acuerdos y convenciones. Su infraestructura y tesón por las cosas bien hechas lo han demostrado con estadísticas y dan ejemplo al mundo.

Panamá ha logrado sentarse en el mismo banquillo que las mayores potencias marítimas del mundo, la "Cenicienta se ha vestido de Gala" y ha encontrado al príncipe en el baile de palacio, pero ahora, una vez alcanzado el puesto, debe luchar y dedicarse para poder hacer una representación digna y decorosa. Eso no sólo se logra en los pasillos de la OMI, sino en el día a día.

El gobierno debe reflexionar arduamente, y apoyar al sector marítimo en su totalidad, debe hacer acto de contrición y debe comprometerse a cumplir a cabalidad para poder estar a la par y poder destacarse. El lugar que hoy hemos alcanzado, es codiciado, y si no actuamos a la perfección, en el 2004 lo perderemos sin compasión. ¡ Aquí no termino la historia, el "Había una vez" aquí esta comenzando!.

Una de las sorpresas de la Asamblea, fue el viaje inesperado a Londres del Administrador Jerry Salazar, quien hizo un gran esfuerzo para unirse a la delegación panameña, y hablando de esfuerzos, no podemos dejar de mencionar a la Embajadora de Panamá en el Reino Unido, S.E. Ariadne Singares-Robinson. Es además comendable destacar la presencia del Capitán Juan Ramon Feliu, Presidente de la Asociación de prácticos del Canal de Panamá, y del Licenciado Eladio Peñaloza, quien fuera el representante de Panamá ante la OMI hasta el año 2000, ambos por sus propios medios viajaron a Londres a reforzar la Delegación Panameña.

Es también necesario que mencionemos el apoyo de la Licenciada Olga Bosquez, funcionaria de la OMI, quien siempre con sus consejos y vasta experiencia contribuye a las decisiones y estrategias de nuestro país.

Como el lector puede apreciar, los foros internacionales son un pilar importante para la industria marítima, y Panamá como país mundial líder en el registro de barcos no debe descuidar en ningún momento la presencia en dichos foros. Esta representación se debe hacer no sólo con el personal dedicado que actualmente tiene, sino debe de tener la perspectiva y la provisión de dar un presupuesto adecuado para poder operar y poder distinguirse. No debemos de ser los "hermanitos pobres", Panamá es el país que mas contribuye a la OMI debido al inmenso tonelaje que tiene en sus libros, pero el pago anual de la cuota no sólo debe ser materia de preocupación. El compromiso que Panamá tiene ante el mundo y ante sus usuarios se debe de hacer presente a través de una Marina Mercante eficiente, de que las inspecciones e investigaciones de accidentes sean exhaustivas, de que los buques que aceptemos en nuestro registro sean de calidad. Es necesario que prestemos mucha atención a como manejamos el registro, a que llevemos de forma clara y transparente los procedimientos. Que no nos vean como la salida para abanderar buques sub-estándares, sino como la alternativa para engrosar nuestra filas y que nuestra bandera sea sinónimo de calidad. La Autoridad Marítima juega un papel fundamental en esto, y sus cuatro direcciones lo complementan. Es necesario coordinación y eficiencia. Es necesario prestigio y excelencia. No podemos permitir que personajes como el Secretario General de la ITF (Federación de Trabajadores Marítimos) se pasee por los foros internacionales mostrando un carnet de capitán panameño que compró por cuatro mil dólares y jactándose de nuestra ineficiencia y falta de seriedad (como lo hizo el pasado 7 de noviembre en la cena anual de gala de la International Mari time Industries Forum, celebrada en Londres y ante más de 350 personalidades marítimas del mundo). No podemos permitir que no exista un centro de coordinación de ISM para asegurarnos que todas las naves cumplen con este requisito, y así evitar estar, como lo estuvimos, por dos meses consecutivos en las paginas de las mayores publicaciones marítimas internacionales con el caso de la nave "OCEAN GLORY II", el barco de pasajeros de 50 años abanderado en Junio del 2001, y que demostró estar en un estado deplorable, y sin documentación adecuada.

No podemos permitirnos el no llevar representación adecuada a los foros, no podemos permitir el lujo de perder más de 180 millones de dólares anuales por no ser lo que debemos ser! Señores hay que hacer reflexión, y ahora que Panamá alcanzó la categoría A, debemos de aprovechar los esfuerzos tan grandes que el capitán Orlando Allard, Embajador de la OMI en Londres ha hecho junto con la agregada marítima, Licenciada Liliana Fernandez, y nuestro asesor técnico, el Capitán británico Ian Finley, y es fundamental y debemos respaldarlos en todos los aspectos, nuestro apoyo, el del país, el de la Autoridad y sobre todo el de un presupuesto para el sector marítimo es una necesidad que puede ser la diferencia entre seguir en la nueva categoría A alcanzada o ser el "hazme-reir" o el "quiero-y-no-puedo".

Quizás mis letras caigan en saco roto, pero Panamá debe de tener visión futura, y este puesto que acabamos de alcanzar debemos de defenderlo a capa y a espada y evitar por todos los medios de perderlo. Debemos mantenerlo de forma orgullosa y con la frente bien alta, para lograr esto, sólo se necesita trabajar todos juntos y en armonía, y con los recursos necesarios, el resto será "COSER Y CANTAR"


©©María Dixon/ISM Shipping Solutions Ltd. - 2001

Una versión editada de este articulo fue publicada en la sección de Mundo Maritimo de El Universal, Panamá,  19 de septembre de 2001, con el permiso del autor