Ochenta Años en “business”

En 1925, la Republica de Panamá promulgó la Ley 8 del 12 de enero de 1925, para promover los abanderamientos de los buques con propietarios que no fueran panameños bajo el registro de Panamá, pudiendo así estos buques enarbolar nuestra bandera en sus mástiles, previo un tramite oficial o abanderamiento y el pago de unos derechos de abanderamientos a nuestro tesoro nacional.

En 1925, la Republica de Panamá promulgó la Ley 8 del 12 de enero de 1925, para promover los abanderamientos de los buques con propietarios que no fueran panameños bajo el registro de Panamá, pudiendo así estos buques enarbolar nuestra bandera en sus mástiles, previo un tramite oficial o abanderamiento y el pago de unos derechos de abanderamientos a nuestro tesoro nacional.

En el 2005, se cumplen ochenta años de existencia de nuestro registro de naves bajo el pabellón panameño, y aunque nuestro registro venia operando con anterioridad a 1925, ya que en 1917 bajo la Ley numero 63 se crea un registro de régimen abierto, no es sino hasta el año 1925 cuando nuestras actividades se fortalecen y nuestra bandera y registro surge de una manera ininterrumpida, colocándonos en la actualidad como el Primer Registro abierto de nuestra era.

A este triunfo de ser el registro más antiguo, se le suma el ser en la actualidad los lideres internacionales en las categorías de mayor tonelaje registrado en sus libros y mayor numero de buques abanderados.

El inicio de los Registros Abiertos

Tradicionalmente, los armadores solían abanderar sus buques en sus países de nacionalidad. Ningún país aceptaba en su registro buques de propiedad de armadores provenientes de otro país, era un régimen de registros de buques muy cerrado y limitado por la nacionalidad de los armadores. Sin embargo, los libros de historia nos demuestran lo contrario, y nos enseñan algunas excepciones; y esas excepciones datan de hace muchos siglos. Por ejemplo, en los tiempos de las colonias, los buques ingleses y holandeses se abanderaban en España para poder comerciar con las colonias españolas del Caribe.

Sin ir tan lejos, los Estados Unidos jugaron un papel muy prominente en el crecimiento de los registro abiertos. En 1920, Honduras se convirtió en un registro abierto al servir de bandera a los buques de la compañía United Fruit Co. para el transporte de banano.

El inicio del Registro Panameño

El Registro Panameño se establece con la promulgación de la Ley 63, de 1917, principalmente para ayudar a los países aliados durante la Primera Guerra Mundial.

En aquel entonces, los encargados de los abanderamientos eran los Cónsules Panameños en el exterior, sin embargo la mayoría no eran ciudadanos Panameños. En ese entonces, la población de Panamá era de apenas 250,000 habitantes, cifra muy baja y las facilidades de viaje eran prácticamente imposibles. Por lo tanto, era difícil nombrar y enviar representantes Diplomáticos al exterior.

Se nombraron Cónsules honorarios en las principales ciudades; Nueva York, Baltimore, Liverpool, Bristol, Le Havre y Amberes, lo que resulto una instantánea solución debido a que el papel principal de estos Cónsules era el de registrar los buques bajo la bandera y el registro de Panamá.

La ley seca en los años veinte provocó que armadores estadounidenses vieran a Panamá como la salvación económica a sus problemas y el registro panameño surge cuando los armadores de dos buques de pasajeros americanos el “Reliance” ex Limburgia y el “Resolute” ex Bravantia, ambos operados por la United American Lines Inc. y bajo la propiedad de “Atlantic Mail Corporation” fueran los pioneros en abanderar en Panamá, para así poder servir bebidas alcohólicas a bordo de sus buques y contrarrestar la competencia con los buques de pasajeros alemanes que operaban en las mismas rutas. El Gobierno americano autoriza el cambio de bandera y el registro panameño se menciona en los titulares de los periódicos.

Sentado este precedente, ya para 1925, Panamá sanciona la ley que la coloca como un registro abierto.

Durante la Segunda Guerra Mundial el registro panameño sirvió de refugio a la flota mercante mundial al ser usada para proveer a los barcos abanderados en Panamá un cruce seguro del Atlántico hacia Europa con comida y provisiones tan vitales a una Europa sumergida en un conflicto bélico atroz. Es curioso mencionar, que los alemanes también usaban nuestra bandera para el mismo menester.

Recuerdo como en muchas ocasiones tuve la oportunidad de conversar en Londres con el desaparecido Don Eusebio A. Morales, quien fue Embajador y Cónsul en Gran Bretaña y me explicaba como antiguamente se exigía que el Cónsul fuera al buque para abanderar la nave e izar la bandera, y durante la segunda Guerra Mundial el se iba en horas de la madrugada al Mar de Irlanda y allí abanderaban los barcos. Al preguntarle en una ocasión si conservaba fotografías de algún abanderamiento, me miró con horror y me dijo que eso era imposible, ya que dichos abanderamientos los hacían preferentemente en horas de la madrugada y resguardados para que el enemigo no los viera y los bombardearan.

En esa época el Consulado de Liverpool jugaba un papel importante, aunque ya hoy en día su importancia ha mermado enormemente.

Recientemente, durante la guerra fría, Liberia se unió al régimen de registro abierto. Liberia, una nación de la costa occidental africana, establecida por los Estados Unidos como colonia en 1821 para los esclavos libres, encontró un boom económico, cuando América la seleccionó ya que necesitaba una flota neutral en caso de una agresión soviética.

El 17 de Enero de 1980 mediante la Ley número 2 se le da la potestad para los abanderamientos y toda la actividad marítima a la Dirección General de Consular y de Naves, lo que todos conocíamos como SECNAVES. Y también en ese año la Ley a4 de 27 de mayo de 1980 crea un sistema de inscripción preliminar de hipotecas, titulo y cancelaciones de hipotecas, directamente a través de los consulados y con el Registro Público. Esta ley proporciona, consolida y garantiza a los bancos y los acreedores hipotecarios una seguridad en sus prestamos hipotecarios, logrando así que la bandera de Panamá sea aceptada dentro de la industria marítima por la seguridad financiera que brinda a sus usuarios y a las entidades de financiamiento.

La tabla aquí publicada nos da una visión clara de cómo la bandera panameña crece en el pasado, incluso vemos que el auge se concentra alrededor de los años de la II Guerra Mundial, lo q demuestra que efectivamente Panamá jugo un papel primordial en el transporte de bienes bajo la bandera.

Crecimiento de la flota panameña entre 1924 y 1940

Año

Numero de Buques Abanderados en el Registro Panameño

 Material del Casco

Toneladas Brutas GRT

Vapores

Motonaves

Veleros

Acero

Hierro

Madera y Compuesto

   

1924
1925

15

11

1

2

 

1

85,593

1925
1926

18

15

0

3

 

0

97,566

1931
1932

43

25

1

2

13
(Acero)
1
(No especificado)

 1

131,400

1933
1934

84

66

2

 

13
(Acero)
2
(Madera)

1

287,162

1939
1940

159

99

4

1

52
(Acero)
3
(Madera)

0

717,525

Fuente: Lloyd’s Register of Ships

El registro Panameño en nuestros días

En 1993, el registro panameño tomó liderazgo al sobrepasar a Liberia y convertirse en el mayor registro de buques tanto por su tonelaje como por el número de embarcaciones.

El 10 de Febrero de 1998, mediante Decreto Ley número 7 se crea la Autoridad Marítima de Panamá (AMP) unificando así todas las competencias marítimas del país, SECNAVES, la Autoridad Portuaria Nacional, la Dirección de Recursos Marinos y la Escuela Náutica de Panamá.

Hoy, la Dirección General de Marina Mercante bajo la Autoridad Marítima de Panamá es la responsable pro la administración y el control del registro Panameño. Esta Dirección se encarga de las inspecciones de las naves y sobretodo de abanderar y de recaudar anualmente los impuestos anuales que deben pagar las naves panameñas al Tesoro Nacional.
De acuerdo a fuente de la AMP en Junio de 2004 Panamá se mantenía a la cabeza de los registros con un total de 6,393 buques mayores de 100 toneladas brutas, totalizando 128,221,719 toneladas brutas.

TONELAJE BRUTO DE LAS 10 PRINCIPALES FLOTAS MERCANTES DEL MUNDO, SEGÚN PAÍS DE REGISTRO.
AL 30 DE JUNIO DEL AÑO 2004(p).(1)

 

PAÍS DE REGISTRO

 NÚMERO

 TONELAJE BRUTO

Panamá

6,393

128,221,719

Liberia

 1,580

54,235,685

Bahamas

1,289

34,910,435

Grecia

1,543

32,290,999

Singapur

1,793

24,339,172

Malta

1,269

24,255,013

Hong Kong

984

23,644,613

Chipre

1,136

21,471,855

Islas Marshall

563

20,279,749

China

8,447

19,404,021

(1): Sólo incluye naves de no menos de 100 Toneladas Brutas.
FUENTE: Lloyd´s Register. 

Significado de este liderazgo para Panamá

Obviamente el hecho de ser el país líder nos da un gran prestigio a escala internacional, y nos proporciona un lugar privilegiado en los foros internacionales marítimos, sin dejar de mencionar que nuestra flota tan numerosa ayuda a los recaudos del Tesoro Nacional y además de ser el primer país en contribuciones a la Organización Marítima Internacional, ya que allí las contribuciones se pagan de acuerdo a los tonelajes que cada país tenga en sus registros.

Mantenernos como lideres en la flota mundial hace que el nombre de PANAMÁ sea reconocido mundialmente. Sin embargo, muchas personas que no están en la industria marítima, creen que la razón por la cual Panamá tiene tantos buques es porque tenemos un canal. Cuando realmente no tiene nada que ver lo uno con lo otro.

El sector marítimo panameño representa el 20% del Producto Interno Bruto (P.I.B.), y es el de mayor crecimiento en la economía nacional. Se estima que la contribución del registro incluyendo derechos de abanderamientos, impuestos a las naves, inspecciones, certificaciones, licencias de los marinos y otros es de unos 55 millones de dólares, mientras que los servicios auxiliares y relacionados directamente con la actividad marítima y el registro, como puede ser legal y notarial, financiero, traducciones, aseguradoras e inspecciones suman un total de 200 millones de dólares.

Futuro de nuestro registro

Nuestro registro ha pasado por muchas crisis, por muchos cambios, y obviamente por muchos triunfos. Así como es importante recordar el pasado y subsanar los errores, es importante trabajar en el presente y fijar varias metas. Quizás la meta principal no es la de mantener cantidad, sino calidad en nuestra flota. Otro de nuestros objetivos claros y precisos debe ser el de ofrecer a nuestros usuarios un servicio legal y técnico completo, y una asistencial constante. En estos momentos la industria marítima atraviesa un cambio radical, las leyes y los procedimientos internacionales están cambiando constantemente. Ante tanto cambio, el armador siempre se pregunta a quien pedir asistencia. Es esto lo que se debe tener claro, debemos informar de forma clara y precisa y asistir al usuario y a sus representantes.

Los ochenta años que han pasado han contribuido a dotar a Panamá de una imagen de registro abierto, y obviamente, no es fácil mantener una flota mundial de este calibre. Se requiere ante todo un compromiso muy grande para poder llevar a cabo el mantenimiento de una flota que creció con el país y que cada día exige más de nuestros esfuerzos y de las exigencias internacionales. Se debe pensar en el registro como una empresa nacional para el bienestar y el beneficio no solo del país sino del comercio internacional.


© María Dixon – ISM Shipping Solutions Ltd – Año 2005

Una versión editada de este articulo fue publicada en Panamá América, S.A, con el permiso del autor.